Revista el Mueble Septiembre 2018

Esta casa era el patito feo del pueblo. Hasta que Dara la transformó. Ahora quien entra no quiere irse.